Portada de: El Callejón de Hamel

Un poco de historia…

Cuba es un país culturalmente diverso. A lo largo del tiempo, poco a poco se fueron mezclando las culturas a las que fuimos expuestos. El archipiélago estaba poblado originalmente por los indígenas nativos, luego vinieron los españoles a colonizar y trajeron esclavos africanos para realizar el trabajo pesado, en contra de su voluntad. También en este proceso de mezcla podemos agregar el roce cultural con los ingleses y con los EE.UU, aunque en menor medida, contribuyeron su granito de arena.

Como muestra de conservación de algunas costumbres africanas podemos citar como ejemplo el Callejón de Hamel, que constituye el primer mural en una vía pública dedicado a la cultura afrocubana. Su nombre fue escogido en honor a Fernando Belleau Hamel, un norteamericano de origen franco-alemán que, a principios del siglo XX, decidió comprar el terreno, levantar un negocio y dar trabajo a numerosas personas, principalmente negras y chinas. Además, llegó a construir casas para ofrecer un hogar a sus trabajadores.

En 1940 en este callejón nació el movimiento musical cubano llamado filin, una música muy sentimental.  Los creadores fueron Tirso Díaz y su hijo Ángel Díaz.

 

Orígenes

Sus orígenes como el Callejón de Hamel y foco de cultura afrocubana no fueron hasta el 21 de abril de 1990, cuando se constituyó como proyecto cultural comunitario gracias al artista Salvador González Escalona.

Este pintor llegó al callejón para crear un mural en casa de un amigo, pero su inmensa creatividad le fue llevando de la mano y empezó a pintar muchas otras fachadas hasta entonces desvencijadas.

Sin premeditación, los vecinos empezaron a unirse a Salvador González, naciendo así un lugar que representa a toda una comunidad y que hoy difunde la riqueza de la cultura afrocubana.

 

Detalles

La entrada al callejón está marcada por un precioso y original pórtico de piedra. Al atravesarlo se pueden apreciar unas paredes con coloridos murales, mensajes poéticos y reflexivos.

Mientras que los dibujos y esculturas representan principalmente elementos de la cultura tradicional yoruba, como dioses y orishas, los poemas y frases desperdigadas por todos los rincones hablan de la vida, el amor, la dignidad o el arte.

Muchas de las esculturas están realizadas con materiales reciclados, y tanto éstas como los murales no son obra exclusiva del artista Salvador González, sino también de otras personas que viven en el callejón o en sus alrededores.

¿Cuándo visitar el Callejón de Hamel?

Se puede visitar en cualquier momento, se trata de un espacio público y abierto, y por ello también gratuito.

Sin embargo, este callejón despliega todos sus encantos musicales los domingos a las 12:00 del mediodía, cuando tiene lugar una exhibición de música afrocubana que bien merece la pena ver y escuchar.

¿Dónde se ubica?

Callejón de Hamel - Ubicación

Se encuentra entre las calles Aramburu y Hospital de La Habana, concretamente en el municipio Centro Habana, en el reparto Cayo Hueso.

¿Usted lo ha visitado alguna vez? ¡Deje su comentario!